El día que Manuel Belgrano llegó a Hollywood

El actor Francis X. Bushman en su papel de Manuel Belgrano.

Cuando se nombra a Manuel Belgrano inmediatamente lo asociamos con la creación de la bandera. En los últimos años, a raíz de los casos obscenos de corrupción en la Argentina, comenzó a destacarse una faceta del prócer un poco olvidada: integridad y honestidad intachables a la hora de su compromiso con ideales y, muy especialmente, asociadas al manejo de los fondos públicos.

Manuel Belgrano fue uno de los padres fundadores de la Argentina. Un abogado al servicio de la Revolución de Mayo que devino militar (carrera en la que demostró no sólo coraje y resolución a la hora de tomar decisiones sino también humildad cuando entendía que debía ponerse a la orden de alguien mas experto).

Además, fue un vanguardista con respecto a ciertos temas. Mucho se habló de la importancia que le daba a la educación (especialmente a raíz de la donación de 40.000 pesos para la creación de escuelas, una de las cuales se inauguró 191 años después de haberse donado ese dinero) y, fundamentalmente, al lugar central que él creía debía ocupar la mujer en la educación.

Pero todo esto puede leerse en libros de historia. Lo que quiero contarles es cómo llegó Manuel Belgrano a Hollywood.

Ocurrió en 1928. Gracias a un vasco.

El cineasta Julián de Ajuria

Julián de Ajuria migró hacia Argentina en 1906, con 20 años, cuando abandonó su trabajo de ferretero para buscar un futuro próspero en América. Embelesado con la nueva tecnología de las imágenes en movimiento, se asoció con un inmigrante italiano, Mario Gallo, para distribuir películas extranjeras. Pero la pasión por el cine era fuerte y decidieron avanzar. En 1908 produjeron, y Gallo dirigió, la primera película argentina con argumento: El fusilamiento de Dorrego. Al año siguiente estrenaron La Revolución de Mayo.

Hacia 1912, de Ajuria fundó la Sociedad General Cinematográfica, una empresa con la que se dedicó a distribuir y alquilar películas que llegaban del exterior. Esto le permitió conocer en profundidad las producciones norteamericanas.

Entre viaje y viaje laboral, que emprendía para reunirse con productores cinematográficos, comenzó a soñar con la idea una película argentina que mezclara romance con historia. Y comprendió que el único lugar en dónde podía hacerse (debido al costo de producción) era Hollywood.

La Revolución de Mayo, película producida por Julián de Ajuria y Mario Gallo.

En 1927 partió a Nueva York y, luego de investigar las posibilidades de filmación, viajó a Hollywood para encarar su sueño.

Recorrió estudios con la propuesta y la condición de que lo dejaran asesorar sobre los personajes históricos. Como no consiguió productor para su película, decidió él mismo invertir y desembolsó 640.000 pesos. Con este dinero contrató un estudio, al director Albert Kelly y se convirtió en productor, guionista y asesor histórico en Hollywood. Nada mal.

La película se rodó en el año 1927. El guion giraba alrededor de la figura de Manuel Belgrano y su importancia en la Independencia Argentina. Para esto fue fundamental el vestuario y la escenografía.

Escena de la película Una gloriosa Nación
Escena de la película Una gloriosa Nación,

Se estudió especialmente la arquitectura colonial y se construyó una réplica del Cabildo de Buenos Aires que costó 15.000 dólares.  Para la escena del Cabildo Abierto del 22 de mayo de 1810, por ejemplo, se confeccionó vestuario identificando a cada uno de los personajes: Saavedra, Castelli, Azcuénaga y, desde ya, Manuel Belgrano. Pablo Ducrós Hicken (pintor e historiador argentino), en un artículo publicado en la revista El Hogar de marzo de 1955, cuenta que al momento de filmar la escena en que Belgrano lleva la bandera a la Virgen de la Merced, los pocos argentinos que participaban de la filmación, enmudecieron de emoción. Y sí, yo también me habría emocionado.

Uno de los actos más difíciles de la filmación, especialmente por el interés de de Ajuria en que todo saliera impecable, fue la recreación y filmación de la Batalla de Salta. El productor instruyó a 300 extras y los equipó con boleadoras y lanzas para representar al ejército criollo y a los españoles.

Escena de la película Una gloriosa Nación

La película relataba no sólo el accionar de Manuel Belgrano, interpretado por el actor norteamericano Francis X. Bushman, sino que sumaba una historia de amor ficcional entre el prócer y Mónica Salazar, la hija de un general español que secretamente trabajaba para la causa independentista. Mónica fue encarnada por la actriz consagrada Jacqueline Logan.

La película se proyectó por primera vez en Argentina en un preestreno en la casa del entonces presidente del país, Marcelo T. de Alvear, en febrero de 1928, con la participación de varias personalidades de la época. (Hoy habríamos tenido un móvil en directo desde la alfombra roja).

Julián de Ajuria con la actriz Jacqueline Logan y el actor Francis X. Bushman

Hubo dos versiones de la película. Una para el público internacional, titulada en inglés Charges of the gauchos. La segunda, para América del Sur, con el título Una nueva y gloriosa Nación, frase extraída de la versión original del Himno Nacional Argentino.

Se estrenó para el público el 10 de marzo de 1928, en el Teatro Nacional Cervantes, y estuvo en cartel dos años, hasta la llegada del primer film hablado. Sí, claro, la película era muda.

Póster para la versión internacional
Publicidad del estreno de la película con su nombre para América del Sur

Todas las copias de Una nueva y gloriosa Nación desaparecieron. Pero ya sabemos que Belgrano es inmortal. Y también sus películas

En el año 2010, Andrea Cuarterolo, una investigadora de la Universidad de Buenos Aires, encontró dos copias de la película en la Cinemateca Alemana de Berlín y en la Cinemateca del Friuli en Gemona.

El cine argentino fue vanguardista en muchos aspectos y hay decenas de íconos en este ámbito: desde directores hasta productores, pasando por actrices y actores de calidad internacional. Pero fue Julián de Ajuria el único cineasta que llevó al general Manuel Belgrano hasta Hollywood.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s